martes, 8 de noviembre de 2016

Elecciones en Estados Unidos: ¿Dos sueños para un mismo lecho?


Hoy 8 de noviembre se llevarán a cabo las elecciones presidenciales en Estados Unidos. El Dr. Isidro Morales, profesor e investigador de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey, quien además es especialista en geopolítica de la integración en América del Norte, en su contribución para el periódico Reforma, explica cómo la última campaña presidencial que tuvo lugar en los Estados Unidos, dejó patente no sólo la división en que se encuentra la sociedad estadounidense, sino la existencia de dos proyectos profundamente distintos para su futuro. Aquí la opinión de Isidro Morales:

“Por un lado, la necesidad de incorporar un proyecto de equidad social, que se ha manifestado durante la Administración Obama con la universalización de la seguridad social, y que Hillary Clinton retomó en su campaña con un proyecto para fortalecer los apoyos a la clase media y trabajadora, financiado por un aumento impositivo a las ganancias de los grupos corporativos.

Por el otro, una mayor reducción de los impuestos, sobre todo al capital, como una manera de garantizar la libertad empresarial y la recuperación económica que tanto esperan los estadounidenses, abanderada por el discurso estridente de Donald Trump.

Si bien Bernie Sanders hubiera bautizado al primer proyecto como una suerte de ‘socialismo’ estadounidense, palabra tabú durante la Guerra Fría pero que ha tenido su atractivo en la llamada generación del milenio, el proyecto impulsado por Obama y Clinton podría ser caracterizado como socialdemócrata dentro de los parámetros europeos: equitativo e incluyente para los sectores medios y más desfavorecidos, con un enfoque de género -a favor de las madres solteras o trabajadoras-, y sin recurrir a financiamiento inflacionario, ya que privilegia la transferencia de ingresos del sector corporativo al asalariado por la vía fiscal.

Por el contrario, el proyecto corporativo-libertario abanderado por Donald Trump, se opone, prácticamente punto por punto al sueño incluyente-igualitario encabezado por Obama-Clinton. Si algún éxito tuvo su campaña mediática fue, para desgracia de la mayoría de la población estadounidense y para buena parte del mundo, que hizo políticamente correcto el discurso integrista y excluyente de la ‘supremacía blanca’.”

Conoce más en la siguiente liga: